Home » Contenido Club » ¿Calmas tu pena con comida? Conoce qué es el hambre emocional

¿Calmas tu pena con comida? Conoce qué es el hambre emocional

El hambre emocional es la necesidad de comer que siente una persona cuando está triste, encerrada, aburrida o, simplemente, frustrada porque no logra bajar de peso; a diferencia del hambre real, que es una señal indicadora de que el organismo necesita nutrientes para llevar a cabo sus funciones metabólicas y energía para funcionar.

La Dra. Magdalena Farías, nutrióloga del Centro de Nutriología de su mismo

nombre y de la Sociedad Chilena de Cirugía Bariátrica y Metabólica, explica que el

hambre emocional se produce cuando el acto de comer se transforma en un recurso conductual para bajar la ansiedad que producen ciertas emociones desagradables. “Por ejemplo, pacientes que no logran identificar ni tampoco lidiar con emociones y frente a esto, en su cerebro está arraigado el patrón de buscar azúcar o hidratos de carbono para regular estas emociones y sentirse mejor. En definitiva, son personas que buscan gratificación en la comida luego de un día estresante, que llegan al día viernes pensando con qué se van a premiar el fin de semana”, indica.

Según la experiencia clínica de la especialista, a causa de la pandemia y el estrés, más del 50% de los pacientes que ha atendido en los últimos meses han desarrollado hambre emocional como un síntoma, pudiendo estar o no asociado a aumento de peso. “La principal consecuencia del hambre emocional es que, cuando las personas llevan mucho tiempo comiendo de forma inadecuada o respondiendo a un patrón de hambre emocional, ya no son capaces de diferenciar uno de otro. Y esto es porque los hábitos de estilo de vida poco saludables generan una alteración en las señales relacionadas con el apetito y la saciedad”, asegura.

Tratamiento para el hambre emocional

La nutrióloga señala que en los tratamientos para el hambre emocional, el primer objetivo a plantear con los pacientes es la reconexión con las percepciones de apetito y saciedad, junto con educar en el estilo de alimentación, es decir, enseñar a comer de manera sana, intuitiva y sin contar calorías.

Recomendaciones:

  • Admite e identifica tus emociones; si lo que sientes es preocupación, incertidumbre, tristeza o es sólo aburrimiento. “Una vez que el paciente logra identificar la emoción, le será más fácil tomar conciencia y hacerse cargo de ella, en vez de canalizarla directamente hacia el refrigerador”, aconseja.
  • Cambia el foco hacia algún alimento saludable y ve si el antojo se pasa. Con el estrés disminuyen las reservas de serotonina en el cerebro y se activan ciertas señales que aumentan la percepción de recompensa de alimentos con alto contenido de azúcar, lo que explica esas ganas desenfrenadas de devorar un paquete de galletas, indica la Dra. Farías. “Muchas veces esas señales desaparecen frente al consumo de carbohidratos complejos, tales como: una porción de avena, tostadas integrales, una porción de pastas o de arroz integral o un plátano. Estos alimentos otorgan saciedad, pues contienen fibra y es probable que luego de comerlos ya no sientas el mismo apetito voraz”, recomienda.

Lo importante, entonces, es aprender a reconocer e identificar el hambre real del emocional e intentar comer cuando nuestro cuerpo lo requiera por necesidad de nutrientes y llevar a cabo sus funciones.

También te puede interesar

Una mala salud bucal aumenta el riesgo de agravarse por Covid-19

¿Estamos protegidos para las nuevas variantes del SARS-CoV2?

Mientras el virus se replique en muchas personas, seguirá sufriendo cambios. Algunos de estos tienen un impacto epidemiológico en el...

Tips para dejar de fumar

Dejar de fumar genera beneficios a corto plazo: a los 20 minutos se normaliza la presión arterial del pulso, a...