Home » Contenido Club » Redes Sociales y vacaciones, ¿es necesario desconectarse?

Redes Sociales y vacaciones, ¿es necesario desconectarse?

Es importante entender que las vacaciones, días o períodos libres, son relevantes para fomentar nuestro descanso no sólo de situaciones laborales o académicas; también de factores estresores y estímulos que nos mantienen en constante alerta e hipervigilancia, y que no nos propician una pausa o desconexión.

Un ejemplo claro de ellos son las redes sociales y los aparatos tecnológicos, que ya son parte de nuestra cotidianidad. Los dispositivos más usados como celular, tablet, computador y televisión, vienen con múltiples plataformas sincronizadas en nuestros aparatos, que están conectadas a temáticas laborales o académicas, incluyendo el uso de WhatsApp. Es decir, ya no existe una real separación entre tiempos de trabajo y de ocio, debido a nuestros dispositivos y el emergente teletrabajo.

Antonieta Pérez, psicóloga de los centros Mirandes y Cetep explica que la pandemia por Covid  incrementó el teletrabajo en nuestras vidas laborales y académicas, provocando un aumento de la conectividad y utilización de plataformas digitales. “Ante esto, se generó el espacio diario de estar trabajando en un computador y/o asistiendo a clases, por ejemplo, y en los recreos o break, ingresamos a nuestro teléfono para ver novedades en Instagram, Facebook; responder mensajes de WhatsApp o incluso correos pendientes, mezclándolos con tiempos de ocio, donde también se incrementa el uso de plataformas de streaming como Netflix, Amazon, etc.”, indica.

La psicóloga agrega que estos fenómenos tecnológicos y virtuales son los que propician una dificultad para desconectarnos. “Las redes sociales, plataformas de streaming, y espacios virtuales de trabajo resultaron ser nuestros mejores aliados para combatir las cuarentenas y confinamientos. Esto conllevó a secuelas como el apego a la tecnología, que nos hizo dependientes”, asegura.

En ese aspecto, la profesional agrega que tenemos instalado un comportamiento automático de utilización y revisión de las pantallas, notificaciones y actividades. “Existe una conducta espontánea de que debemos hacer todo lo más veloz posible; no dejar pendiente alguna solicitud, notificación o correo, por miedo a que se nos olvide verlo más tarde o porque sentimos que debemos estar atentos”, reflexiona.

¿Qué tan necesario es desconectarse de las redes y aparatos digitales en vacaciones?

Para la psicóloga, las vacaciones deben significar un momento de recuperación y relajación con el propósito de poder abstraernos y descansar, dejando de lado los estresores de la vida habitual.

En ese sentido, señala que durante nuestros días de descanso, la desconexión tecnológica que permita olvidarse un rato de la oficina, trabajo y otras actividades diarias, debe ser paulatina y dependiendo de las necesidades individuales. “Por ejemplo, si nos vamos de vacaciones y necesitamos recorrer un lugar, las herramientas digitales pueden ser un buen aliado para búsqueda de información, armar itinerario de paseos, rutas, restaurantes, entre otros, además de ser un dispositivo para poner música e inclusive sacar fotos. Esa es la sutil diferencia que puede permitir una desconexión equilibrada, donde el uso de las redes sociales y herramientas tecnológicas estén más asociadas a un uso interpersonal o de ayuda, que al trabajo u ocupación”, indica.

Consejos para una desconexión digital equilibrada

Para “olvidarnos” por un rato de la oficina, trabajo u otras labores y mantener una desconexión tecnológica equilibrada, la psicóloga entrega las siguientes recomendaciones:

  • Colocar en los dispositivos “modo fuera del trabajo” o programar el “rebote de los correos”, enviando una notificación de que no estamos. “Pero insisto, recordemos que nuestros aparatos, sobre todo el teléfono, nos sirve para nuestro tiempo libre y vacaciones. Lo importante es pensar desde una conexión consciente que me permita no sentirme culpable por desconectarme, y dejar un momento del día donde pueda revisar lo que necesite, sin que eso afecte mi descanso ni interfiera con las personas con las que me estoy relacionando en ese momento”, indica.
  • Limitar las plataformas y aparatos tecnológicos asociados a ellas, es decir, silenciar notificaciones sonoras y visuales, pausar ciertas sincronizaciones. En ciertos dispositivos se puede, incluso, planificar las horas de uso y desuso. “También es importante, si estamos en este período de receso y acompañados, planificar actividades que conlleven a calmar esta hiperconexión a las redes sociales”, aconseja.
  • Repensar el tiempo que destinamos de nuestro día a día a la conexión digital y redes sociales, y ser consciente de su utilización (o mal utilización). Esto puede ser el primer paso para llevar a cabo un descanso, una conciencia de conexión y modo de entender nuestra relación con el entorno, las personas y con los aparatos tecnológicos.
  • Lo ideal entonces es propiciar en vacaciones una interacción y actividades que incentiven una desconexión tecnológica equilibrada, y dar paso a ciertos momentos del día donde se pueda utilizar los aparatos tecnológicos.

    También te puede interesar

    Endulza tu invierno con este muffin de...

    ¿Antojo por algo dulce, pero sin tantas calorías? Acá te entregamos una receta rica, simple y con las zanahorias de...

    Todo sobre la fibromialgia

    Dolores que no dan tregua, que agotan y que en ocasiones no son comprendidos por el entorno del paciente, son...

    ¿Qué hacer si mi hijo tiene síntomas...

    Una ansiedad que los aflige y desborda, un miedo persistente o pánico profundo a cosas como la oscuridad, un perro...