Home » Contenido Dermo » ¿Piensas usar piercing? Hazlo de manera segura

¿Piensas usar piercing? Hazlo de manera segura

Tal como los tatuajes, los piercings son un elemento decorativo en el cuerpo que por siglos han estado presentes en distintas civilizaciones. Actualmente, los aretes u otras joyas metálicas incrustados en la piel siguen vigentes, principalmente entre las nuevas generaciones como parte del look y la estética.

Los piercings son una perforación en el cuerpo realizada con una aguja, mediante la cual se colocan productos decorativos de distintos materiales. Las zonas del cuerpo donde, con mayor frecuencia se colocan piercings, son: ombligo, orejas y fosas nasales, aunque también se colocan en los labios, mejillas y lengua”, señala la Dra. Patricia Apt, jefa de Dermatología de Clínica Las Condes.

Procedimiento seguro e informado

Dado que la perforación para colocar piercing implica riesgos para la salud, como transmisión de enfermedades, infecciones o lesiones en la piel, este procedimiento es regulado por la normativa sanitaria, que autoriza al personal que realiza esta técnica, así como al lugar e insumos para realizarlo, ya que el material e instrumental deben estar absolutamente asépticos y esterilizados. Por ello, si piensas colocarte un piercing, debes acudir a recintos autorizados por la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud para esta técnica.

También es importante recordar que sólo pueden someterse a un piercing las personas mayores de 18 años. Los menores de edad requieren autorización notarial de uno de sus padres e ir acompañado de éste al procedimiento.

Contraindicaciones

Algunas personas están contraindicadas para usar piercing, por condiciones de salud, según indica la Dra. Patricia Apt.  “No pueden usar piercing enfermos crónicos, personas con problemas de coagulación o con predisposición al desarrollo de queloides (cicatriz sobresaliente formada por un crecimiento excesivo del tejido expuesto a lesiones en la piel)”, advierte la especialista.

Zonas del cuerpo seguras

¿En qué partes del cuerpo es más segura la perforación? En el caso de las orejas, que es una de las zonas del cuerpo más utilizadas para usar piercing, la Dra. Apt precisa: “La zona de la oreja que presenta menos riesgo y repercusión para uso de piercing es el lóbulo. Mientras, la zona del cartílago de la oreja es más impredecible en cuanto al riesgo de producir queloide”.

Por otro lado, el uso de piercing en la zona oral, como labios y lengua, no es aconsejable, porque implica diversos riesgos para la salud bucal. “El piercing buco-dental suele causar infecciones, inflamación, dificultades para masticar y hablar, entre otras alteraciones. Es la zona del cuerpo más complicada para el uso de estos aros”, asegura la Dra. Apt.

Por último, es importante mantener cuidados diarios post perforación y colocación del piercing. Principalmente, lavar la zona con agua y jabón neutro, luego rociar el orificio con suero fisiológico y después secar bien la piel con gasa esterilizada o secador de pelo. Ante alteraciones en la piel, como inflamación, irritación o sospecha de infección, la sugerencia es acudir a la consulta médica.

Si te vas a hacer un piercing, recuerda hacerlo en un lugar que contemple todas las medidas de higiene y esterilización exigidas por ley. Y con una persona que cuente con autorización sanitaria para realizarlo.

También te puede interesar

5 motivos para dejar el cigarro

Arrugas prematuras, alteración en la cicatrización, cutis seco y con un tono citrino, son algunos de los efectos del tabaco...

Cómo cuidar nuestra piel en invierno

El frío, viento y los cambios de temperatura afectan la piel, volviéndola más seca, irritada y opaca. La Dra. Patricia...

Conoce los tipos de acné y opciones...

Se trata de una enfermedad inflamatoria frecuente en la piel, que afecta las áreas con más seborrea, es decir, cara,...