Home » Contenido Bienestar » EFECTO DEL OMEGA-3 EN NIÑOS: MEJORARÍA CONDUCTA Y RELACIONES SOCIALES

EFECTO DEL OMEGA-3 EN NIÑOS: MEJORARÍA CONDUCTA Y RELACIONES SOCIALES

Omega-3 DHA en niños: mejoraría la conducta y sus relaciones sociales

Estudios indican que el ácido graso Omega-3 DHA tiende a localizarse en ciertas zonas del cerebro vinculadas a conducta, aprendizaje y memoria, que hace a los niños menos irritables y con mayor capacidad de relacionarse. Así lo indica Rodrigo Valenzuela, profesor del Dpto. de Nutrición de la Facultad de Medicina la U. de Chile.

Los ácidos grasos Omega-3 son fundamentales para ciertas funciones de nuestro organismo, tales como el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular, en especial los vasos sanguíneos. El EPA y DHA son dos acidos grasos Omega-3 que han demostrado también un efecto relevante en la regulación del metabolismo a nivel hepático, logrando reducir los triglicéridos en la sangre y previniendo, a la vez, la formación de hígado graso en niños y adultos.

Rodrigo Valenzuela, Magister y Doctor en Nutrición y Alimentos, y profesor del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile señala que se ha visto, además, que los menores suplementados con Omega-3, específicamente con DHA, o que consumen altas cantidades de pescado, tienden a tener una mejor capacidad de sociabilizar y de relacionarse con los demás. “Hay evidencias de que el DHA en altas concentraciones se deposita en las membranas de las neuronas, produciendo lo que se denomina una ´mayor fluidez de las membranas´. Esto significa que la comunicación de la información a nivel cerebral es más rápida. Además, se ha visto que el DHA tiende a localizarse en ciertas zonas del cerebro vinculadas a conducta, aprendizaje y memoria”, explica.

Debido a ello, el especialista indica que hay una mayor capacidad de aprendizaje, de memoria y mejor comportamiento, que hace a los niños menos irritables y con más capacidad de relacionarse y de vincularse socialmente con sus pares.

¿Qué ocurre cuando hay déficit de DHA?

El doctor en nutrición y alimentos señala que se ha visto que los niños y adolescentes que tienen bajos niveles de DHA en sangre, suelen presentar conductas más irritables y hostiles con sus pares y adultos. “Se ha observado que la deficiencia de este ácido graso a nivel cerebral estaría vinculada a cambios en procesos de comunicación neuronal e, incluso, proinflamatorios, los cuales podrían alterar la función neuronal vinculada, precisamente, a la regulación de la conducta en el ser humano”, explica.

En cuanto a la dosis recomendada para niños, el experto afirma que “existen estudios en personas de 7 a 18 años, cuya dosis de Omega-3 DHA varían entre los 250 milígramos a 1 gramo. Los adultos, en tanto, debieran consumir a diario entre 1 a 2 gramos”, señala.

En general, la fuente natural de Omega-3 DHA y de EPA son los mariscos y pescados grasos: atún, jurel, salmón, sardina, anchoveta. “El problema es que en Chile, al igual que en otros países, no se consume una cantidad adecuada de este nutriente, por lo que debemos recurrir a los suplementos. La recomendación de la FAO es comer pescado, al menos, dos veces por semana, pero no debe ser frito ya que la fritura destruye el Omega-3. Ideal comerlo a la plancha, cocido, al vapor o en conserva”, sugiere.

Ya sabes, además de disminuir los triglicéridos y de contribuir directamente a conservar las capacidades cognitivas en los adultos, el Omega-3 DHA ayuda a los niños a tener una mejor conducta y capacidad de relacionarse con sus pares.

También te puede interesar

¿Qué puedo comer si tengo diabetes?

Esa es una de las preguntas típicas que se formulan quienes son diagnosticados con esta enfermedad. Por esta razón, Mauricio...

Energízate con este pescado con ginseng

Se trata de una receta fresca, ideal para estos días de calor. Además, contiene ginseng y jengibre, dos ingredientes considerados...

Mitos y verdades del ginseng

La planta de origen chino tiene diversos aportes nutricionales, principalmente propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. La nutricionista Vilma Quitral, académica de...